Ir al baño fuera de casa: Trucos para el verano

Ir al baño fuera de casa

Son muchísimas las personas que tienen problemas para ir al baño fuera de casa y ésta es otra de las causas del estreñimiento vacacional. Por ello, te vamos a dar pequeñas soluciones en función de lo que más te preocupe a la hora de hacer tus necesidades en baños ajenos. A veces, mentalizarse es la solución más efectiva, pero no por ello la más fácil. Lo ideal sería convencerte a ti mismo de que ir al baño es de lo más natural y que lo hace todo el mundo sin excepciones. No obstante, por muy mentalizado que estés; si el cuerpo no quiere, no quiere. Por ello, si estás de viaje y no tienes un laxante o prefieres no utilizarlo, estos consejos te ayudarán a solucionar este tipo de estreñimiento

Trucos para ir al baño fuera de casa:

La postura

Es cierto que el váter es un gran invento, no obstante, ¿sabías que la mejor posición para defecar es en cuclillas? Por ello, muchas personas con problemas para hacerlo fuera de casa adoptan esta postura subiéndose sobre la taza. Este método también vale si lo que te preocupa es que la taza pueda estar sucia.

Leer siempre es bueno

Si lo que haces mientras vas al baño en casa es leer, pues lee también cuando necesites hacerlo fuera. No sólo vale leer, hay quienes se llevan la videoconsola portátil o pasatiempos de revista. Esto aumentará a tu relajación y hará que te desinhibidas de esas cosas que te preocupan al estar fuera de tu zona de confort.

El sonido

A veces viajamos acompañados y el miedo a emitir sonidos es lo que más nos provoca estreñimiento, para esto tenemos varias soluciones. La más popular es soltar una bola de papel sobre el agua del váter y ésta hará de amortiguador para que no se escuchen las caídas en el agua. No obstante, arrojar papel no soluciona la posibilidad de emitir gases, para esto te recomendamos tirar de la cadena y mantenerlo pulsado mientras creas que se te puede escapar alguno. El ruido de la cisterna los disimulará.

La higiene

Si lo que más te preocupa es la higiene de la taza y quieres evitarte las agujetas que te da el hacer una sentadilla de varios minutos, es bueno que sepas que en algunos comercios venden fundas de usar y tirar que se adaptan a las tazas del váter.

El olor

Lo ideal sería que el baño cuente con algún elemento desodorante para disimular el mal olor que deja el ir al servicio. Si tienes la mala suerte de que no lo hay y ya no puedes dar marcha atrás, lo primero que tienes que hacer es buscar la ventana más cercana y abrirla. Un truco que usa mucha gente es tirar de la cadena en las pausas que puedan surgirte al defecar. También, si tienes cerillas o un mechero encima, el fuego consume los gases asociados. Es verdad que el olor a fósforo tampoco es lo ideal, pero sí que es más neutral.

La seguridad

Asegúrate de que hay pestillo. Parece una tontería pero saber que la puerta está cerrada te transmite mucha tranquilidad al hacer de vientre. Se debe a que elimina el miedo a que alguien entre y nos evita el tener que responder cuando llamen a la puerta. El pestillo le dirá que hay alguien dentro sin la necesidad de que tu voz te delate.

El papel

Es de lo más común ir a un baño público y encontrase con que no hay papel. A veces nos damos cuenta antes de empezar pero, por desgracia, no siempre es así. Para evitar estas situaciones siempre es bueno llevar encima un paquete de clínex que es más discreto que un rollo de papel higiénico y el llevarlo encima no implica que le des la finalidad que comentamos.

El móvil

La mayoría de la gente con este problema ha encontrado la solución en el móvil. Esto se debe a la distracción que nos proporciona mientras usamos el váter, lo cual ayuda a la relajación, y a que algunas empresas se han decidido a lanzar Apps de juegos que ayudan a facilitar el proceso. No es ningún secreto, la mayoría de la gente emplea el momento de ir al baño para publicar en sus redes sociales o contestar los whatsapps pendientes.

Todas estas técnicas, no sólo te ayudarán en tus vacaciones, sino que son aplicables todo el año. Ya sea en el trabajo, tu centro de estudios o que simplemente te entre la necesidad lejos de casa, es muy importante aprender a evacuar fuera pues el aplazarlo favorece el estreñimiento y puede llegar a estropearnos el día o el viaje que llevamos tanto tiempo planificando. Si con estos consejos no encuentras solución al problema, recuerda que hay laxantes como Zeninas fabricados con elementos naturales y cuyos resultados son inmejorables.